Jyrobike | La bici que se equilibra sola e ideal para los peques [con video]

La mayoría de nosotros comenzamos a aprender a montar en bicicleta con ayuda de los ruedines (rueditas que se colocan en la llanta trasera), esas pequeñas ruedas que evitaban que la bici perdiera el equilibrio mientras nosotros, sin ser conscientes del peligro, cogíamos confianza y velocidad hasta que nos bajaban de la nube con alguna que otra caída.

¿Quién necesita ruedines?

Parece que estas pequeñas ruedas pasarán a la historia con el proyecto que hoy les presentamos: Jyrobike. Una nueva forma de aprender a montar en bicicleta sin gadgets adicionales. Ahora es la bicicleta quien se encargará de permanecer en equilibrio por sí misma.

Puede que suene demasiado bueno para ser verdad pero, efectivamente, esta bicicleta lleva instalado un sistema de auto-equilibrado, por el que con ayuda de sensores y pequeños motores se realizarán pequeñas correcciones en el manillar para evitar que el que vaya montado en la bicicleta pierda el equilibrio.




El sistema de auto-equilibrio, más en detalle

Este sistema, cuando se encontraba en fase de desarrollo, consistía en una bicicleta en un rodillo, equipada con dos motores: uno controla la velocidad de la rueda trasera y el otro el giro del manillar. Mientras tanto, un controlador visual (en este caso con tecnología Linux) era capaz de analizar el grado de inclinación y posición para decidir cómo debe responder cada motor para mantener el equilibrio. Se podría decir que este controlador tomaría el papel del ciclista. (foto)


El problema es que esta bicicleta solo funcionaba correctamente cuando iba en linea recta, y es lo que Jyrobike quiere evitar, quiere que también funcione cuando doblamos esquinas o salimos a rodar por la montaña.



En este caso, la bicicleta es mucho más sofisticada. En la rueda delantera se ha incorporado un disco capaz de modificar la inclinación de la rueda cuando esta tiende a inclinarse. Es más una corrección mecánica que visual, como pasaba en el caso anterior. Quizás no acabe de convencernos ver montado a un niño a los mandos de esta bicicleta aparentemente normal, pero lo cierto es que se trata de un gran avance si vemos los resultados en el siguiente vídeo.





Tres niveles de estabilización

Según las revoluciones por minuto la corrección que se llevará a cabo será más o menos, es la rueda delantera quien ejerce el control en este caso.



Algo bastante curioso es la disponibilidad de un control remoto, con el que los padres podrán dar o menos ayuda a su hijo cuando esté montando en la bici. Algo parecido a lo que sucede en los coches de radiocontrol, donde podemos ajustar la dirección de forma manual. En este caso es igual pero con ayuda de LEDs, que también nos avisarán del nivel de carga de las baterías (con una autonomía de unas tres horas) con las que funciona este sistema.

Estas baterías se pueden cargar con un micro-USB, con el que también podremos actualizar el firmware.

Este proyecto de crowdfunding necesita recaudar 100.000 dólares para llevar a cabo el proyecto.

Vía Omicrono
Con tecnología de Blogger.