¿Puedo hacerme daño en la rodillas de tanta bici?

Una mala colocación de las calas es tal vez la principal causa de tendinitis en al rodilla. Comprueba la colocación de las calas haciendo lo siguiente: Siéntate sobre una mesa dejando las piernas colgar con naturalidad y con los pies formando un ángulo recto con las tibias. Observa su posición y trata que los pies queden en la misma posición cuando estén enganchados a los pedales.

Un sillín muy bajo también crear problemas. Eleva ligeramente el sillín (hasta 5 mm) también puede aliviarlos. Si lo haces, recuerda elevar el manillar la misma altura para mantener la misma posición y comprobar el retraso del sillín (tendrás que avanzarlo un poco).

¿Y si ya has sufrido una tendinitis?

La mayoría de las tendinitis se rehabilitan realizando un descanso, aplicando frío (hielo) e ingiriendo algún antiinflamatorio que no contenga esteroides ni corticoides (salvo prescripción médica).

Aplícate hielo hasta tres veces al día durante 15 ó 20 minutos cada vez, dejando al menos una hora de intervalo. Puedes hacerlo de dos maneras; Prepara una bolsa con hielo picado. Colócate un paño sobre la rodilla y pon encima la bolsa de hielo. Puedes utilizar una venda elástica para fijarla (sin apretar en exceso).

Tras haber aplicado el hielo, puedes probar también a masajear la zona dolorida frotándola con el pulgar unos diez minutos y volver a aplicar hielo. Notarás más dolor, pero mejorarás antes.

Cuando vuelvas a montar en bici, haz salidas cortas, preferentemente llanas, usando desarrollos suaves y con un pedaleo rápido.

Visto en mtb y más
Con tecnología de Blogger.